Entrevistamos a José R. de Gispert, director del torneo

1. Arrancamos el XIV ITF Barcelona Seniors. ¿Cómo encaras esta edición del torneo?

Muy tranquilo, teniendo en cuenta el gran equipo con el que cuenta el evento. La verdad es que esta competición empezó de una forma amateur y ha ido creciendo y profesionalizándose. La magnitud actual del ITF Seniors es muy grande, pero el personal de trabajo que lo soporta no podría ser mejor. De hecho, yo suelo jugar solamente los dobles para estar disponible la mayoría del tiempo por si me necesitan en la organización, ¡pero este año estoy tan tranquilo que también me he apuntado al individual! (risas)

2. ¿Cómo crees que el torneo ha evolucionado a lo largo de estas 14 ediciones?

Siempre ha ido in crescendo; ha sido un crecimiento sostenido hasta alcanzar el Grado A. Los cambios que se han ido haciendo han sido para mejor, hemos tratado de aumentar la calidad mirando siempre por los jugadores.

3. Año tras año, jugadores de todo el mundo renuevan su cita con el RC Polo. ¿Qué crees que es lo que hace tan especial a este torneo?

En mi opinión, un factor clave es el horario. Jugar a partir de las seis de la tarde resulta mucho más agradecido, y, además, se crea un ambiente no solo tenístico, sino también social en el club, que es inmejorable. La gente no viene a jugar con prisa, muchos se quedan a cenar, van a ver los partidos de otros jugadores… Todo esto es el alma de la competición.

4. Después de tantos años al frente de esta competición, ¿qué representa el ITF Seniors para ti?

Personalmente, estoy muy orgulloso de ver hasta dónde hemos llegado. Pero no considero que sea obra mía, sino el resultado del trabajo de un comité y de muchas personas que han puesto toda su ilusión en este proyecto. En relación a esto, me gustaría hacer una mención especial a la labor de Daldo Bonet, que fue uno de los principales iniciadores del torneo. Nosotros siempre concebimos el ITF Barcelona Seniors fundamentalmente como un evento social, y, en este ámbito, mucha gente considera que es el mejor torneo del mundo.

Esto lo podemos ver no solo en la cantidad de socios que se apuntan cada año, sino también en todos los jugadores extranjeros que vuelven a Barcelona edición tras edición. Supongo que hay pocos torneos que se vuelquen tanto con los participantes y que cuenten con las instalaciones y la infraestructura de las que disponemos nosotros.

5. ¿Qué crees que aporta el RC Polo al ITF Seniors?

¡Todo! Un torneo de la magnitud del ITF Barcelona Seniors sería imposible sin el soporte de un club como el Real Club de Polo. Las pistas, la iluminación de 500 luxes, el hotel Fairmont, que está puerta con puerta… es increíble y, seguramente, inigualable. Además, todo el despliegue que hacemos para el evento es impresionante: el village, los food trucks, la música, los markets, los servicios al jugador… no se puede pedir más calidad.

6. ¿Puedes explicarnos algún recuerdo especial o alguna anécdota del torneo?

Ha habido tantas… Recuerdo una ocasión, antes de conseguir el grado A, en que la cena del último día tuvo un éxito inesperado. Asistió muchísima más gente de la que habíamos calculado, y toda la organización tuvo que movilizarse para ir a comprar más comida y conseguir más sillas, platos, vasos… ¡Fue increíble! Algunos incluso acabamos comiendo encima de las pancartas de publicidad, usándolas como mesas. Lo recuerdo como algo excepcional.

Y también tengo un recuerdo muy especial de Rafa Galván, que lamentablemente nos dejó hace unos años, y siempre se implicó al máximo en esta competición.

7. ¿Destacarías algún jugador o jugadora de esta edición?

Varios. De un lado están los de la casa; es una maravilla ver que se siguen apuntando después de tantas ediciones. Jugadores como Carlos Costa o Miguel Mir, que apostaron desde el principio por un torneo de esta calidad y envergadura; Malen Gual, Nathalie Freixas…

De otro lado, me hace ilusión ver a jugadores extranjeros que año tras año vuelven a jugar el ITF de Barcelona. Peter Pokorny, por ejemplo, que ha sido número uno en casi todas las categorías en las que ha jugado, renueva este año su cita con nosotros. También King Van Nostrand, que es un veterano del torneo y el año pasado no pudo venir por una lesión, vuelve a las pistas este año. En general, ver que jugadores de 80 y 85 años se siguen apuntando nos hace mucha ilusión, para nosotros son héroes. También nos acordaremos de Klartje Van Baarle, que ha participado en todas las ediciones, y que desgraciadamente no puede acompañarnos este año por una lesión.

8. Para acabar, ¿qué esperas de esta edición del evento?

Que vaya tan bien como la anterior, y que todo el mundo disfrute al máximo del torneo. Como comentaba, que todo funcione tan bien se debe en gran parte a la extraordinaria labor del equipo de trabajo con el que contamos. Desde Cayetano y los demás pisteros hasta Alejandra Casas, pasando por Adrià Maquilón, todos los miembros de la organización, los árbitros, el personal de comunicación, el de atención al jugador…

Para mí, la ilusión con la que tanto los jugadores como el equipo organizativo nos volcamos en el ITF Barcelona Seniors es lo que lo convierte en el mejor torneo del mundo.